El yugo desigual según la biblia

El yugo desigual es uno de los temas de mayor relevancia en toda la historia del cristianismo. Con frecuencia este tema es tocado en las congregaciones con la intención de orientar a los jóvenes sobre la elección de sus parejas para casarse.

Asimismo, también ha sido un tema que ha generado controversia desde siempre entre las personas, cuyas parejas no son cristianas. 

Aquí te explicaremos los puntos claves del yugo desigual según la Biblia para ayudarte a fijar una posición firme y correcta frente a este principio cristiano.

¿Qué dice exactamente la biblia sobre el yugo desigual?

En la biblia podemos encontrar un verso que habla claramente sobre este tema, el cual se encuentra en el libro 2 de Corintios, capítulo 6, versículo 14:

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”

2 Corintios 6:14

Este versículo sobre el yugo desigual, expresa desaprobación con respecto a las relaciones de cristianos con no creyentes, señalando que nosotros somos luz y no debemos estar en comunión con las tinieblas.

Pero ¿qué implica este principio para nosotros los cristianos?

Los hijos de Dios no debemos establecer una relación de noviazgo o matrimonio con personas que no conocen al Padre Celestial.

Esto no se trata de que las personas que no tienen a cristo en su corazón son perversas o malas y por eso no deberíamos establecer lazos sentimentales con ellas; porque la verdad es que hay personas que aún no son cristianas pero dan muy buen ejemplo en la mayoría de las áreas de sus vidas.

El problema es que una pareja con diferentes creencias tarde o temprano tendrá conflictos para ponerse de acuerdo con respecto a muchas decisiones. Puesto que, tienen metas y principios muy distintos. 

Por ejemplo, si hablamos de una pareja de casados que se encuentra en yugo desigual, es probable que tengan problemas para ponerse de acuerdo en la educación de sus hijos, sobre qué principios enseñarles o qué creencias inculcarles.

Asimismo, siguiendo este ejemplo podemos agregar que una pareja así también podría tener problemas en cuanto a las actividades para la obra de Dios, porque la persona cristiana querrá visitar los domingos la iglesia, ir algún día de la semana a las actividades de oración y hasta participar en algún ministerio, lo cual implica pasar más tiempo en la iglesia; mientras que, la persona no creyente pasara todo ese tiempo haciendo cosas de su preferencia.

A largo plazo esta dinámica terminará siendo muy destructiva para la relación, porque alguna de las dos partes puede comenzar a quejarse sobre esta situación de intereses tan divididos.

¿De donde proviene la expresión yugo desigual?

La explicación que te daremos ahora te ayudará a comprender con mayor claridad lo que es un yugo desigual para nosotros los cristianos. 

Esta es una expresión que proviene del significado de un yugo, qué es básicamente una pieza de madera que es usada para unir a dos bueyes uno al lado del otro con el objetivo de que los dos puedan caminar al mismo ritmo y en la misma dirección para que puedan arar el campo. 

En este sentido, podemos entender que al unir dos animales diferentes con un yugo sería casi imposible lograr el objetivo deseado, porque si unimos un buey con un caballo cada animal tiene una función diferente, porque el buey está acostumbrado a arar la tierra, mientras que el caballo no sabe hacerlo. Por esta razón, los dos animales no tendrían armonía y el trabajo no podría llevarse a cabo. De allí proviene la frase yugo desigual.

¿Cómo son las relaciones en igualdad de yugo?

Un yugo matrimonial cristiano no es perfecto como te imaginas porque el éxito de la relación depende de todo lo que podamos aportar a ella. Es decir, debemos tener compromiso, responsabilidad, humildad y madurez. 

Estas son cosas que surgen de ambas partes en una pareja cuando la relación está construida sobre los principios de Dios. Asimismo, cuando la búsqueda espiritual de cada uno es fuerte los problemas son resueltos con sabiduría y amor. 

Este es el poder de la igualdad de yugo, porque es un modelo de relación en el cual los dos avanzan hacia el mismo objetivo de buscar con cada vez más intensidad la presencia del Señor. Además, cuando ambos son cristianos en cada uno surge el fruto del Espíritu, el cual fortalece la relación con gozo, paz, mansedumbre, paciencia, benignidad, bondad, fe y templanza.

Leave a Comment

Your email address will not be published.